928 81 01 00

XXX Aniversario de la Escuela Insular de Palo Conejero

En noviembre de 2017 se cumplen 30 años de la puesta en marcha de las enseñanzas del Juego del Palo Conejero al estilo Cristín Feo.

El Cabildo de Lanzarote quiere festejar tal efeméride convocando el día 26 de noviembre un encuentro en el Monumento al Campesino a todos los jugadores y jugadoras que hayan practicado el Palo Conejero.

Si tú has formado parte de la "Escuela de Palo Conejero"

o si conoces a alguien que lo haya hecho, contacta con nosotros:

Informáte en “Actividades Deportivas” del Cabildo de Lanzarote 928 810 100 ext. 2187

Para desplegar el siguiente apartado haz clic en “+”

... más sobre la historia del "Palo Conejero"

El juego del palo canario, en todas sus vertientes, se enraíza con las prácticas ofensivas-defensivas de los aborígenes canarios, manifestándose en celebraciones festivas o lúdicas, según cuentan los cronistas y escribanos de la época.

Tal como ocurre con otras manifestaciones tradicionales de juegos y/o deportes, la utilización de herramientas de utilidad para labores diarias, eran llevadas al entretenimiento, así, el palo, que era usado para el manejo de animales, como apoyo para caminar o para sortear dificultades orográficas, se convierte en el elemento principal de este juego, cuyo espacio está definido por dos jugadores que emplean técnicas o “geitos” para marcar los golpes, nunca golpear, de ahí el componente lúdico.

A nivel de análisis podrían distinguirse tres etapas históricas:

  • Una primera etapa que puede considerarse la aborigen, enmarcada desde antes de la conquista hasta fines del siglo XVI, con relativa existencia de documentación por parte de cronistas e historiadores.

  • La etapa intermedia, que comprenderían los siglos XVII, XVIII y parte del XIX, de escasez de fuentes

  • La época moderna, que va desde mediados del siglo XIX hasta la fecha actual, en la que aumentan las citas escritas y orales además de aparecer iniciativas rescatadoras del juego, que podríamos llamar actual.

En lo que respecta al tamaño del palo, se pueden distinguir en Canarias, tres tipos: Palo chico, corto o macana, casi desaparecido en las islas por estar más relacionado con peleas y perseguido durante tiempo. El palo largo, lata o garrote y el palo mediano, que es el que se juega en Lanzarote, con una medida aproximada desde el suelo hasta el corazón o barbilla del jugador.

El juego del palo es, en definitiva, una esgrima cuyo espacio está definido por los jugadores y compuesto por una serie de técnicas que lo hacen muy vistoso, y que no posee una forma indicada de finalización sino que es uno de los dos jugadores el que da por finalizada la contienda o, en su caso, el hombre de mayor edad “hombre bueno”.

En Lanzarote se da una peculiaridad única de entre todos los estilos, y es que el juego se basa en ataque, defensa, ataque, así sucesivamente y de modo permanente, esto hace que en ocasiones se asemeje a una danza.

Los golpeos y defensas y “geitos”, recogidas en la sistematización del juego de palo conejero, al estilo Cristín Feo, elaborado por el Servicio Insular de Deportes, según información directa del maestro, son los siguientes:

  • Palo a la cabeza, por la derecha o por la izquierda, cada uno con tres defensas diferentes.

  • Palo al cuerpo o cintura, por la derecha o por la izquierda con una defensa cada uno.

  • Palo a la pierna, por la derecha o por la izquierda, con una defensa cada golpeo. Este golpeo solo se aprecia en el estilo de Lanzarote.

  • Golpeo de punta con el palo corto, o “puntudo con la corta”, con una defensa.

  • Palo de punta con el extremo largo, o “puntudo con la larga”, con dos defensas.

Antes del año 1987, después de un trabajo de campo, hecho en Lanzarote, se consigue detectar en el pueblo de Máguez al señor Cristín Feo, que manifiesta haber jugado al palo con ciertos familiares, mas bien a escondidas, ya que en otras épocas no estaba bien visto el uso de este elemento, por asimilarse a un arma. A través de un tío suyo, Don José María Feo que a su vez había aprendido el manejo del palo con Don Pedro Viñoly, natural de Máguez.

La primera enseñanza era aprender a coger el palo. El jugador de palo, si llega el caso en que juega con alguien que sabe menos que él con diferencia, procura no herir el honor del otro jugador, poniéndolo en ridículo delante de la gente, una cosa es vencer y otra ensañarse. El jugador o jugadora de palo siente orgullo por serlo, respetando para siempre a su maestro y a las enseñanzas recibidas.

El Cabildo de Lanzarote, a través de este maestro, pone en marcha lo que dio en llamarse “Escuela Insular de Palo Conejero”, con la intención de impartir enseñanzas en centros educativos y otros espacios de interés. Con las mismas premisas, y a través de la contratación de un monitor, alumno aventajado de maestro Cristín, se continua ofreciendo la posibilidad de conocer y practicar esta modalidad, tanto en los centros de enseñanza como en otros núcleos.

ver / descargar documento en pdf